Baloncesto Atapuerca

Vive el deporte con nosotros
Cómo han cambiado los jugadores de NBA con los años

Cómo han cambiado los jugadores de NBA con los años

Los aficionados del baloncesto han podido observar cómo de modo gradual se ha experimentado un gran cambio en los jugadores profesionales de la NBA, la superliga mundial de este deporte.

Se trata de cambios graduales, y se pueden observar de modo individual, pero sobretodo se trata de un cambio que es más evidente si se observan partidas de generaciones anteriores.

Me estoy refiriendo al aumento del volumen de la masa corporal de los jugadores.

En tiempos pasados, el jugador profesional de la liga de baloncesto profesional americana solía tener un cuerpo atlético, pero estilizado.

Hoy día, si observas con atención, podrás notar el gran cambio que como media representa un equipo profesional.

Se trata de jugadores altos y muy musculosos, pero que cuando alcanzan la madurez profesional, notarás cómo debajo de sus cuerpos musculosos y tatuados, es posible observar la proliferación de estrías.

Estas marcas corporales son especialmente evidentes en sus hombros y en la parte superior de sus espaldas, bajo la camiseta notarás esta tendencia. Estas marcas pueden ser realmente grandes y feas y son muestras del aumento desmedido de peso de quienes las exhiben.

Si tienes curiosidad de saber un poco más de qué se trata, te contaré un poco más sobre cómo han cambiado los jugadores de la NBA con los años y por qué.

Algunos jugadores de la NBA que crecieron durante su carrera

A propósito del tamaño de los jugadores, es imposible olvidar figuras emblemáticas como el gran Shaquille O’Neal, quien inició su carrera deportiva en los Orlando Magic, para luego convertirse en el sucesor y figura estelar de Los Ángeles Lakers.

En sus inicios, este jugador, aunque mostraba una corpulencia importante, tenía una gran agilidad en sus movimientos, en especial era un gran defensa y no había quien le arrebatara un rebote. Además, a la hora del ataque tenía gran facilidad para encestar de media distancia con su gancho.

Con el tiempo, estas habilidades fueron sustituidas por otras. El gran Shaq, durante su estancia en la ciudad de Los Ángeles llegó a aumentar, al menos, 15 Kg de masa corporal. Esto lo hizo más lento y menos ágil, aunque seguía siendo invencible en la pista.

Otros casos, menos épicos que el de Shaquille, son aquellos jugadores cuyo incremento de peso ha representado un problema para sus equipos.

Por ejemplo, jugadores como el experto en rebotes Bryant Reeves, quien al llegar al equipo de los Grizzlies de Vancouver aumentó de forma desmesurada de peso.

Un nombre que pasará a la historia del deporte por la cantidad de kilos que sumó durante su carrera profesional es el del jugador Michael Sweetney, quien comenzó una prometedora carrera al ingresar del equipo universitario de Georgetown. En aquel entonces pesaba unos imponentes 118 Kg y tenía una altura de 2.07m.

Sin embargo, a pesar de su prometedor inicio, Sweetney, fue despedido de los Chicago Bull apenas cinco años después de comenzar como jugador profesional, al alcanzar un peso desproporcionado de 181 Kg.

Como puedes apreciar, el problema del sobrepeso no es exclusivo de las personas comunes que tienen una vida sedentaria.

En muchos casos, atletas profesionales, de alto rendimiento y con grandes salarios y beneficios en juego, pueden llegar a sufrir de este tipo de contratiempos.

Muchos de ellos reciben toda la ayuda y orientación necesaria para perder de peso. Es común que, al inicio de los entrenamientos, al cabo de los períodos de descanso entre temporada y temporada, los jugadores se sometan a programas para adelgazar y ponerse en forma.

Pero no basta con que estos jugadores se esmeren en perder peso. Lo más aconsejable para cualquier atleta es eliminar las huellas de este efecto rebote y así evitar dejar evidencias de las subidas y bajones repentinos de masa corporal.Sobre todo cuando hoy en día es tan fácil eliminar estrías y celulitis teniendo los recursos adecuados y así poder seguir por la vida como si nada.